fbpx

Los Rotarios buscamos lo mejor para nuestros Clubes, para sus socios y para las comunidades que impactamos y el medio para lograrlo es la EDUCACIÓN.

La educación es el proceso de facilitar el aprendizaje y la adquisición de conocimientos, así como habilidades, valores, creencias y habitos.  

Y el aprendizaje es aquello que nos conduce a un cambio en la acción. Su propósito es hacer, lo que antes no hacíamos o que no podíamos hacer. El aprendizaje crea, transforma y nos cambia… es allí donde cobra vida. El aprendizaje implica práctica para finalmente lograr la experticia y así enseñar para que otros puedan aprender y cambiar la acción de nosotros mismos y de los demás, generando nuevas oportunidades para mejorar la calidad de vida.

Nosotros como Rotarios nos debemos educar, debemos aprender algo cada día, debemos aprender como conocer las comunidades a las que queremos llegar, debemos aprender a respetar valores y creencias y sin lugar a dudas aprender de Rotary para poder saber como impactar y financiar nuestros proyectos.

Para que sea exitoso, todo proyecto comunitario que concebimos al interior del Club, debe tener el componente educativo, tanto en conocimiento como en formación.  El componente educativo que logre cambios en sus habilidades y en sus hábitos para generar estilos de vida diferentes. El componente educativo que los cambie respetando su cultura y acertando en la satisfacción de sus necesidades. El componente educativo que les permita que el proyecto permanezca en el tiempo y sea sostenible.  

Y para hacer esto posible los Rotarios debemos convertirnos en maestros desde nuestro ser, saber y hacer. Maestros en cultivarnos nosotros mismos, Maestros en los proyectos que hacemos, Maestros en conseguir financiación, Maestros en facilitar el conocimiento de los proyectos del Club para los socios nuevos. Maestros en ver oportunidades y abrir puertas y así convertirnos en Maestros de nuestras comunidades.

Y termino esta reflexión con una frase de Luis Vicente Giay, quien murió el pasado 29 de agosto y fue presidente de Rotary International:

“Cada Club rotario es una escuela, cada rotario un maestro”

Share This